martes, 11 de septiembre de 2007

Rapto

-¿Dónde estoy? –pregunta Mayra en medio de las sombras que cubren la estancia, es una oscura habitación que tiembla y baila al son de tres velas, percibe que no esta sola, sin embargo sabe que no esta con la Sombra, por que ya sabe cual es su olor, un olor de madera vieja y húmeda, un olor que ahora para ella es aterrador.
-¿Estas bien?- le pregunta una voz desconocida, pero inspira mas confianza que las extrañas palabras que pronunciaba la sombra.
-¿Dónde estoy? –insistió.
-No lo se, quisiera saber donde demonios estamos.
-¿Quién eres?- pregunta de nuevo Mayra, con la boca entreabierta, su labio inferior cuelga y deja ver su reseca boca.
La figura que permanecía en tinieblas sale a la luz.
-No me reconoces Mayra-
-¿Sthefa? ¡Sthefa!.
Se arroga a los brazos de su amiga y llora como nunca a llorado, tal vez por a quien le interesa sentir el llanto de una puta, se refriega la cara en el saco de lana negra de Sthefa, que permanece inmóvil, su consciencia se revuelve y siente un horrible vacío en el estomago, no hay nada ,mas que hacer solo llorar, llorar como niños insensatos y estúpidos que no son capaces de tomar la rienda de sus vidas.